¡Ya están aquí los Yule Lads!

La Navidad es una época única y especial en Islandia y los islandeses la viven con verdadera pasión. Las ciudades se visten de fiesta con Luces de Adviento, coronas de flores y candelabros con velas y las familias se reúnen para elaborar el Laufabrauð, el pan navideño típico islandés del que ya os hablamos en su momento.

Cabría pensar que Papá Noël, como en el resto de países nórdicos, es una figura clave en la Navidad islandesa, pero… ¡Resulta que no existe! En su lugar, los 13 Yule Lads u “Hombrecillos de la Montaña” y su madre Grýla,  descienden uno a uno a partir del día 12 de diciembre para dejar regalos a los niños que se han portado bien y secuestrar a los más traviesos para guisarlos y comérselos (este sí que es un método de persuasión efectivo y no el carbón que traen los Reyes Magos).

Grýla

Mientras la terrible Grýla se afana en hacer un buen puchero de niño sus 13 vástagos se dedican a hacer trastadas en las casas de los islandeses ¿Quieres conocer a los Yule Lads? ¡Te los presentamos!

  • Stekkjastaur

El primero de los duendecillos inicia la procesión el día 12 de diciembre. Le gusta molestar a las ovejas y beberse su leche (directamente del “envase”)

  • Giljagaur

Baja el 13 de diciembre y también es aficionado a la leche, pero prefiere la de vaca.

  • Stúfur

El más bajito de los Yule Lads llega el 14 de diciembre para rebañar y zamparse los restos de comida que encuentra en las sartenes y cacerolas de los hogares islandeses.

  • Þvörusleikir

Siguiendo con la tradición de comer restos, el 15 de diciembre es el turno de Þvörusleikir, al que le pirra chupar cucharas.

  • Pottaskefill

Es una mezcla de los dos anteriores y el 16 de diciembre se dedica a lamer las ollas que encuentra.

  • Askasleikir

Lleva la afición de lamer restos de comida y cada 17 de diciembre baja para rebañar los platillos de las mascotas.

  • Hurðaskellir

Tiene un hobby mucho menos desagradable, pero sin duda más molesto, que consiste en asustar a los islandeses el 18 de diciembre dando portazos durante la noche.

  • Skyrgámur

¡Vuelven los glotones! Aunque este tiene un gusto más refinado y baja el 19 de diciembre para comerse todo el yogur Skyr que encuentre a su paso.

  • Bjúgnakrækir

Su día es el 20 de diciembre, momento en el aprovecha para robar todas las ristras de salchichas que puede.

  • Gluggagægir

Este pequeño voyeur monta guardia la noche del 21 de diciembre en las ventanas de los islandeses en busca de juguetes que le gusten y pueda robar.

  • Gáttaþefur

Utilizando su gigantesca nariz y su agudo sentido del olfato, cada 22 de diciembre olisquea en busca de Laufabrauð que, como no, mangar.

  • Ketkrókur

Armado con su gancho, el 23 de diciembre se dedica a sisar toda pierna de cordero, jamón ahumado o trozo de carne que pueda.

  • Kertasníkir

Poca o ninguna comida queda ya por robar en Islandia, así que el 24 de diciembre a Kertasníkir solo le quedan por llevarse las velas.

Así que ya sabes, si quieres pasar la Navidad en Islandia, ¡cuidado con tus objetos personales!

Yule Lads