Qué ver y hacer en Skógar (Islandia)

skógarIslandia parece un país pequeño perdido en medio del Atlántico, pero una vez el viajero comienza a recorrer Islandia, se da cuenta de realmente es una isla  infinita. Skógar se localiza en la costa sur de Islandia, y se accede por la carretera número 1.

Un día te hallas caminando sobre un glaciar y visitando una cueva de hielo, la misma noche contemplas las auroras boreales, y al día siguiente explotas el lado aventurero en motonieve o practicando snorkel. Momento hay también para el arte y la cultura, desde Reykjavík a Skógar, Islandia.

El viajero inteligente es el que prepara su visita con mucha antelación para exprimirla al máximo, luego si encajas en ese perfil seguro que te interesa lo que tenemos que contarte sobre Skógar. Eso sí, la mejor manera de conocer un nuevo lugar es poniéndose en manos de quienes saben, y la idea de hacer circuitos en grupo o privados seduce por sus muchas ventajas, como la comodidad y la seguridad.

El camino a Skógar, una ruta llena de atractivos

Queda a 30 km al oeste de Vík y a 150 km al este de Reykjavík, y es una pequeña villa islandesa al sur del glaciar Eyjafjallajökull que tiene menos de 30 habitantes. Vengas de donde vengas encontrarás atractivos que admirar en el camino: cataratas, glaciares y playas increíbles son solo algunos ejemplos. Pero cuando visites la ciudad hay un punto de interés que no te puedes perder: el Skógar Museum.

Skógar Museum, en Islandia, una oportunidad de aprender

Uno de los grandes motivos que invitan a visitar esta pequeña localidad es el Skógar Museum, un lugar que cuenta al viajero cómo vivían los islandeses.

El museo cuenta con un equipamiento excepcional, se pueden ver casas reconstruidas en sus amplios exteriores, una forma de admirar la arquitectura típica. También da testimonio de qué actividades se ejercían para la supervivencia y qué instrumentos necesitaban para ello, todo ordenado por oficios. Además, cuenta también con una amplísima colección de 15 000 enseres de artesanía popular.

Con todo, el museo se divide entre partes: el museo al aire libre muestra periodos de la arquitectura islandesa, el lugar donde se puede admirar las conocidas casas con tejado de césped; el museo folclórico que, entre otros atractivos, cuenta con un gran barco de pesca de mediados del siglo XIX; y el museo técnico, que repasa la evolución de las tecnologías, las comunicaciones y el transporte en el país nórdico.

El Skógar Museum es un lugar para aprender de una forma amena y divertida, por lo que se erige como actividad ideal para toda la familia. Es recomendable reservar con antelación, aunque si reservas con un touroperador se ocupará de todas las gestiones. El museo está abierto todo el año, aunque en diferente horario, y los niños hasta 11 años no pagan.

Pero si por algo se visita Skógar, además de por su museo, es por la famosa catarata Skógafoss, que reúne cualidades suficientes como para que la elijas como la más bella de cuantas verás en Islandia. Se encuentra solo a un minuto del Skógar Museum y es visita obligatoria para todo viajero.

 

Skógar, en Islandia, se presenta como una parada interesante en la ruta por el país nórdico, por los atractivos naturales que tiene cerca y por el museo etnográfico y técnico tan bien dotado con el que cuenta. Con un touroperador se le puede sacar el máximo partido a la visita, ya sea en grupo o en privado.

Descubre Islandia en el blog.