Las mejores cascadas de Islandia

En Islandia existen cientos de cascadas a lo largo de todo el país. Elegir la mejor de ellas resulta una tarea un tanto complicada. Por eso, hemos seleccionado las 10 más representativas que no debes perderte en tu vuelta a la isla.

Goðafoss

Esta cascada, de 12 metros de altura y 30 metros de ancho, es la más conocida de las cascadas Skjalfandafljot y la más famosa de toda la isla. Se encuentra en el municipio de Þingeyjarsveit, al norte del país Según las sagas, Þorgeir Þorkelsson, reconocido hombre de leyes, terminó la crisis religiosa en Islandia arrojando los antiguos ídolos de los dioses nórdicos a la cascada, y por ello recibió el nombre de “La cascada de los dioses”. Aquellos que han sido testigos de la belleza de la caída de sus aguas están de acuerdo en que su nombre es de lo más apropiado.

Goðafoss

Gullfoss

Considerada por muchos como una de las más hermosas de Islandia, Gullfoss, también llamado “La Cascada Dorada”, pertenece al famoso “Círculo de Oro” junto con el área geotérmica de Geysir y el Parque Nacional de Thingvellir. Esta cascada atronadora, se encuentra en el amplio cauce del río Hvítá, en el condado de Arnessysla, al sur de Islandia. Su salto de agua desciende 32 metros en un estrecho que cae en dos saltos (de 11 y de 21 metros cada uno) Imprescindible caminar cerca de la cascada para sentir el rocío de agua en tu cara.

Gullfoss

Kirkjufellsfoss

Esta pequeña y encantadora cascada se encuentra cerca de la impresionante  montaña Kirkjufell, en Grundarfjordur, en la península de Snaefellsnes. Para los amantes de la fotografía, esta catarata es una de las mejores, cuando se captura su caída con la luz del sol de medianoche, destacando aún más la claridad de sus aguas.

Kirkjufellsfoss

Hraunfossar

Estas hermosas cataratas, situadas en Borgarfjordur en el oeste de Islandia, están formados por arroyos que fluyen en el borde del campo de lava Hallmundarhraun y vierten sus aguas en el río glaciar Hvita (que no debe confundirse con el río del mismo nombre en Arnessysla, de la cascada Gullfoss). La cascada se originó en una erupción de los volcanes bajo el glaciar Langjökull. De ahí procede su nombre, que proviene de la palabra “hraun” que significa “lava” en islandés.

Hraunfossar

Bruarfoss

Este conjunto de pequeñas cascadas se encuentra en el río Bruara, en el área de Grimsnes al suroeste de Islandia, y son un tesoro escondido. El agua de un intenso azul cae en miles de pequeños torrentes hacia una profunda laguna, ideal para fotografiar al atardecer.

Bruarfoss

Svartifoss

Esta fascinante cascada se encuentra en el área de preservación de Skaftafell, que forma parte del Parque Nacional Vatnajokull. Su nombre significa “Cascada Negra”, debido a las oscuras columnas de basalto que la caracterizan. En la base de la caída del agua, se encuentran afiladas rocas que provienen de los trozos de columnas rotos. Esta curiosa formación rocosa ha servido de inspiración a más de una obra de arte, como la  arquitectura columnar de la iglesia Hallgrimskirkja en Reykjavík, el techo del Teatro Nacional y los hitos escultóricos del artista Richard Serra, situados en la isla de Videy.

Svartifoss

Hrafnabjargafoss

Hrafnabjargafoss es una hermosa cascada que se encuentra al noroeste de la isla, cerca de Vatnajökull. Vierte las aguas del  poderoso río glaciar Skjalfandafljot en un impresionante cañón digno de fotografiar.

Hrafnabjargafoss

Aldeyjarfoss

La segunda de las hermosas cascadas del río Skjalfandafljot, con 20 metros de salto de agua. Al igual que con Svartifoss, existe un gran contraste entre la blancura de las aguas y sus columnas de basalto oscuro, un escenario perfecto para los ávidos fotógrafos.

Aldeyjarfoss

Skogafoss

Es una de las cataratas más grandes y hermosas de Islandia, y uno de los destinos más populares de la costa sur de la isla. Se encuentra cerca de la zona de Skogar, y posee 60 metros de ancho y 25 de altura. En los días soleados, se pueden fotografiar junto a sus aguas uno e incluso dos arcoíris, debido a la interacción del fuerte flujo de agua con la luz del sol.

Skógafoss Marianne de Rijke-Lohmann (7)

Seljalandsfoss

Otra de las más populares de la costa sur y absolutamente imprescindible cuando se visita el país. Con una estrecha y empinada caída de 63 metros, esta curiosa cascada permite a los visitantes por detrás de sus aguas, permitiendo fotografiar su caída en un ángulo imposible.

seljalandsfoss_hr