La isla de Grímsey

Más conocida como la única zona de Islandia que se encuentra en el Círculo Polar Ártico, la isla de Grímsey, se encuentra a 41 kilómetros de tierra firme. Su superficie es de 5,3 km2 y es el punto habitado más septentrional de Islandia.

Grímsey 2

La isla está conectada con el resto del país gracias a un transbordador desde Dalvík y mediante su pequeño aeropuerto, del que parten vuelos regulares hacia Akureyri. La cifra de aves de la isla supera a la de personas en una proporción de 1000 a 1, ya que Grímsey cuenta con apenas 90 habitantes.

Grímsey puffins

Según la leyenda, un pescador nórdico llamado Grimur fue el primer habitante de la isla, que llegó a ella tras enamorarse de la hija de un trol local. La muchacha murió tras ser sorprendida por el sol de medianoche, pero sus restos petrificados se encuentran cerca de la estrecha iglesia de la isla.

Grímsey

Gran parte del atractivo de la pequeña Grímsey reside en su riqueza faunística y su salvaje naturaleza. Los acantilados y las formaciones basálticas son un concurrido hábitat para 36 especies de aves marinas, incluida la golondrina kamikaze del Ártico. Además, generalmente hay que ahuyentar a los cacharranes que pueblan la pista del aeropuerto cuando aterriza un avión.

Grímsey avion

Una de las actividades más típicas de todos los viajeros que visitan Grímsey es hacerse una foto con la placa de “Usted se encuentra sobre el círculo polar ártico”, aunque en realidad la línea del polo se encuentra a unos 20 metros al sur de dicho punto. Además, los turistas pueden conseguir un certificado de visita del Círculo Polar Ártico.

Grímsey señal