Guðríður Þorbjarnardóttir, una de las mayores exploradoras de la Historia

Guðríður Þorbjarnardóttir, hija del vikingo Þorbjörn Vífilsson, nació en Islandia en el año 980 d.C. Siguiendo la tradición familiar se convirtió en una de las exploradoras más valientes de la Edad Media, realizando hasta ocho travesías por el Atlántico Norte, lo que le hizo ganarse el apodo de “viajera lejana”.

 

Guorior

Estuvo casada tres veces, puesto que sus dos primeros maridos fallecieron en sendas expediciones. En uno de sus viajes a Groenlandia y Norteamérica, en el año 1.010 alumbró allí a su hijo Snorri Þorfinnsson (de su tercer marido Þorfinnur Karlsefni ), el primer europeo nacido en el Nuevo Mundo del que tenemos constancia.

Después de tres años residiendo en Groenlandia, la familia volvió a Islandia, que se acababa de convertir oficialmente al catolicismo. Tras la muerte de Þorfinnur (además de viajera, esta mujer era un poco gafe) y con Snorri ya casado, Guðríður decidió poner rumbo a Roma para expiar sus pecados.

Este fue su último gran viaje, una vez en la Ciudad Santa y para asegurarse un feliz regreso, prometió construir una iglesia en Glaumbaer, en la que pasó el resto de sus días como una ermitaña.

 

Glaumbaer

Si queréis saber más sobre la historia de esta gran mujer, podéis acudir a la novela de Margaret Elphinstone “Los Caminos del Mar”. Además, tanto a la puerta de la iglesia de Glaumbaer como en Laugarbrekka (lugar de nacimiento de Guðríður), podemos encontrar dos estatuas en las que está representada con su hijo al hombro.