La playa de Reynisfjara, una belleza islandesa

Vík, el pueblo más al sur de Islandia, ofrece a los visitantes una playa espectacular. Se ubica al lado de una península rocosa y está dotada de arena negra y cantos rodados. Se trata de un espectáculo de la naturaleza imponente y tiene nombre propio: la playa de Reynisfjara. Te contamos cómo llegar hasta ella, qué vas a encontrar y de qué manera sacarle el máximo partido a tu visita.

Descubre la playa negra de Islandia

En 1991 fue declarada una de las 10 playas no tropicales más preciosas de la tierra. Y es que, esta playa no tiene desperdicio. Columnas basálticas, olas rompiendo en la orilla, guijarros de basalto… una playa única. ¿Qué no te debes perder si visitas la playa negra de Islandia?

– Sus columnas hexagonales, llamadas Hálsanef, junto al acantilado. Alcanzan una altura de nada más y nada menos que 66 metros. Su parecido con el órgano de una catedral es asombroso. Puedes subir por ellas sin problemas.

Divisar los islotes Reynisdrangar. Son tres peñascos que eran parte del acantilado y que por la erosión se ha quedado solos. Según una leyenda islandesa, son troles. Estos querían arrastrar barcos a la orilla. No se percataron que se hacía de día y los rayos del sol los transformaron en piedras.

La cueva de Reynisfjara, Halsanefshellir. Es muy importante que recuerdes que tienes que visitarla cuando haya marea baja. Ya ha habido varios accidentes por la falta de precaución.

La Iglesia Reyniskirkja está muy cerca de la playa, siguiendo la carretera 215 en Vík í Mýrdal. Al lado puedes encontrar un pequeño cementerio. Un lugar para descansar y desconectar. Y si quieres alojamiento, tienes el camping del municipio.

¿Te gustan las aventuras y los viajes para el recuerdo? Pues no te pierdas la playa de Reynisfjara. Realmente merece la pena.

Financia tu viaje con Island Tours. Hasta 6000€ en 6 meses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *